Transmisión compacta de la obra de Dhomont

Carlos Barreiro, El Tiempo, no. 40, October 11, 1995

En al Auditorio Alberto Liera de la Universidad de los Andes, el personaje sentado ante la consola de sonido adquiria un aire solemne. Alto, delgade, la tez blanca en exceso indentifica una plel rara expuesta al rayo del sol. Es sencillo, amistoso, habla un lenguaje trascendente sin complicationes.

Tal vez por eso, su visita pasóaigo desapercibida en el pasado festival de música contemporaneà, Francis Dhomont cuenta ahora con 69 años de edad — nació in Paris en 1926

El parche de pirata sobre el ojo derecho contradice sus rasgos amables: tampoco tien que ver con el personaje de Italo Calvino, cuya mitad desdichada y la otra benevolente dejaba en su camino estragos mezclados de consuelo, segûn François Bayle.

Dhomont es actualmentes uno de los compositores acusmaticos más reconocidos de hoy, El rótulo es un termino pitagorico que se applica al sonido escuchado sin precisar su origen y desprovisto de apoyo visuales, que muchas veces más parecen una camisa de fuerza que un argumento teorico de trabajo. En su familia, la madre, entrenada en la linea de Isadora Duncan, lo hará conocer la música a travès del piano.

Las primeras piezas instrumentales datan de 1941. Luego estudia con Ginette Waldeir. Sels años después se produce el decisivo encuentro con las tecnicas electrónicas: una grabadora Webster con un hilo tan grueso como el de pescar, en lugar de la cinia magnética que hoy conocemos. Intuye que puede hacer música con ruidos. En 1950 ensaya el novelesco Retorno a la tierra de Jean Giono y se instala en la Provenza.

Tiene 47 años cuando abandona el sur de Francia y regresa a Paris. Seinscribe en los cursos del GRM y conoce a Boucourechliev. Su primera pieza exenta de estructuras instrumentales y elaborada a un nivel técnico exacto es Mais laisserons-nous mourir Arianna? en ella contrasta tiempos estáticos con otros pletóricos en donde hormiguean eventos sonoros.

Una obra definitiva: Sous le regard d’un soleil noir explora el universo de la esquizofrenia, la soledad aterradora del hombre ante la caverna que es la suya. Dos años de trabajo que le representan un primer premio en Bourges en 1981.

Desde 1978, el compositor divide su tiempo entre Francia y Canadá, pais donde enseñacomposición electroacústica en la Universidad de Montréal. Entre sus alumnos se encontraban Claudia Tamayo y Arturo Parra de Colombia.

Reciemente, dos discos compactos recogen trabajos del periodo 1982-1991 enmarcados en dos ciclos: Ciclos de la errancia y Les dérives du signe. El primero incluye Points de fuite, … mourir un peu y Espace / Escape. En el secundo, la imagen se apropria de la ambiguedad y la desviación, como se aprecia en el juego entre opacidad y transparencia del sonido.

La obra de Dhomont se alimenta de dos conceptos esenciales que atestiguan la capacidad del manejo electroacústico para lograr expresiones sensibles. Todas estas partidas y liegadas asumen la medida de los juegos del liempo y recuerda a Bachelard en La poetica del espacio: “la inmensidad es el movimiento del hombre inmóvil”.

Un disco indispensable a la creciente demanda de música no convencionales en el mercado local.

Un disco indispensable a la creciente demanda de música no convencionales…