Discos

Marco Aurelio Bevià, Enoff, February 1, 2000

Este compositor y música canadiense, fundador de la Communauté électroacoustique canadienne (CÉC) y miembro de Association pour la création et recherche électroacoustiques du Québec (ACREQ), es uno de los más prolíficos de empreintes DIGITALes en cuanto a trabajos editados en dicho sello discográfico. Cada uno de sus compactos recoge varias obras electroacústicas que en su primera escucha pueden parecerle al neófito como muy distintas entre sí; eclecticismo aparente que se presta a lo erróneo.

Si en Figures, uno de us últimos discos, era capaz de jugar con los sampleos de rock progresivo (Venture) y forzar collages onomatopéyicos (Le renard et la rose) — una constante en la obra de Normandeau —, en la pieza de Jeu (Lieux inouïs [IMED 9802]) vuelve a hacer hincapié en lo vocal, creando coro mediante loops de un solo tono para conseguir unas polifonías tan monolíticas como las que musicaron el viaje iniciatico de Bowman (Lux Æterna’s Ligeti); si bien mucho más fragmentadas y cortas, menos épicas, pero igualmente místicas. De hecho, la inspiración religiosa es otro de los puntos en común con Pierre Henry, cuya obra es para Robert Normandeau un punto de partida para su rutina de trabajo. En Rumeurs (Place de Ransbeck) (Lieux inouïs) o en Tangram, queda patente su deuda con el compositor francés hasta el extremo de hermanarlas con una pieza clásica de la electroacúsitca como Noire à soixante. Pero si Henry es el punto de partida y un aislacionismo electroacústico en clave ambient, repleto de efectos y por lo tanto mucho más asequible al gran público, el final; los ritmos programados son el camino, como así se evidencia en Éclats de voix (Tangram [IMED 9920]), donde la música industrial y la contemporánea comparten una misma partitura.

… uno de us últimos discos…